Aceites esenciales: sus beneficios

STANZA-LAVANDA-5

Los aceites esenciales són la base de todo perfume, pero su función va mucho más allá.

Muchas veces cuando nos hablan de los aceites esenciales lo relacionamos directamente con esas substancias que aportan un olor característico a nuestros perfumes y a casi todo lo que nos rodea.

Lo cierto es que los aceites esenciales son substancias que están contenidas en las plantas aromáticas en los pétalos, hojas, frutos, raíces, cortezas, maderas, rizomas, resinas y semillas pero su uso va mucho más allá.  Además de hidratar y nutrir en superficie, quizá lo más importante de estas esencias vivas son sus virtudes relajantes, tonificantes o descongestivas.

“Nuestro olfato es capaz de captar, al instante, estas esencias y constituyen toda una ciencia curativa: la aromaterapia.”

El potencial de la aromaterapia tiene una correspondencia directa con la fitoterapia y las propiedades de las plantas medicinales.  Nos ayuda a contrarrestar el insomnio, puede reducir el estrés, disminuir la ansiedad o aliviar el dolor.

Estudios científicos han demostrado mejoras con su uso en tratamiento de depresiones, el aumento en las defensas inmunológicas o la corrección de problemas estomacales crónicos.

Su uso se remonta a la sabiduría popular desde los orígenes de la humanidad y es conocido por todos que despejan las vías respiratorias, calman la tos y alivian el dolor de garganta. Pero es menos conocido que aumentan las defensas del organismo, fluidifican las secreciones y mejoran el sistema inmune.

Cabe destacar que los aceites no deben ingerirse nunca, ni aplicarse tampoco directamente sobre la piel. Por eso, se usan siempre diluidos en agua, mezclados con aceites base  o vehiculares o por difusión en el aire.

Un método milenario de aplicación de los aceites esenciales es a través de una disolución en agua caliente.  Los vapores de agua mezclados con las esencias son absorbidos a través del aparato respiratorio fácilmente.  De hecho existe una estrecha relación entre la aromaterapia y el aparato olfativo, nuestro órgano olfativo nunca descansa, por tanto estamos expuestos en cualquier momento a las fragancias del ambiente, de la naturaleza, de las personas o de las cosas, aunque estemos dormidos.

Por todo esto les animamos a visitar a un profesional debidamente cualificado en aromaterapia que les realice un masaje con los aceites esenciales más adecuados a sus necesidades o les oriente a través de sus necesidades.